Debemos recordar que el bienestar de los niños, niñas y adolescentes debe ser prioridad para todos y todas.
Anticiparnos al regreso a clases presencial debe ser nuestro primer recurso a la hora de hablar con los menores, Lucas Raspall nos dice que éste es un recurso valioso ya que al comunicarnos con los niños y niñas les hacemos ver que la escuela los espera con brazos abiertos pero bajo otras circunstancias.

La covid19 nos ha dejado una nueva normalidad, los estudiantes encontrarán a sus maestros y maestras con tapabocas, mascarillas, no se podrán dar abrazos ni besos, tendrán que respetar cierta distancia y el uso de gel anti-bacterial tendrá que ser parte de sus vidas, platicar con ellos les resta mucha ansiedad y miedo, pues anticiparnos a lo que sucederá les ayuda a sentir confianza y se sentirán seguras de volver a la escuela pues estarán cuidados.
La palabra de hoy en día es “protocolo”, los estudiantes saben que tendrán que respetarlos para convivir con sus compañeros, seguramente tendremos muchos nuevos protocolos en esta nueva realidad , así que a respetarlos para el bien vivir en comunidad.
No los dejemos solos, inyectemos alegría y optimismo al regreso a clases, se han perdido un año de clases y el impacto será terrible, no agudicemos sus miedos, apoyémosles más que antes, el amor y la empatía deben ser los nuevos ejes centrales de esta nueva educación.
El camino no será fácil y está lleno de incertidumbre pero juntos, la escuela y la familia seguramente salvaguardarán la integridad de los estudiantes mexicanos.
¡Éxito!
Lic. Claudia Elena Díaz Lozano